Aprende a hablar en público: 9 técnicas teatrales para directivos

Tabla de contenidos

Manos sudorosas, una punzada en el estómago, y el corazón latiendo a mil por hora. Sí, estamos hablando de ese instante crítico justo antes de subir al escenario… de la vida profesional.

 

Aprender a hablar en público es un desafío que no solo enfrentan directivos y líderes de equipo, sino también, sorprendentemente, muchos actores experimentados. En BeLiquid, conocemos este reto de primera mano, tanto desde las bambalinas del teatro como en las salas de juntas.

Este miedo escénico, tan intenso como universal, puede ser el mayor obstáculo entre tú y tu próximo gran logro profesional. Pero, ¿y si te dijéramos que existe una manera de transformar esa ansiedad en una herramienta poderosa para tu comunicación?

 

Sí, hablar en público es una PowerSkill indispensable en el mundo laboral actual, crucial para quienes trabajan en equipo, interactúan con clientes o lideran proyectos.

Desde nuestra exclusiva perspectiva de actores y directores escénicos expertos en enseñar soft skills a directivos, este artículo descorre el telón para enseñarte las técnicas y secretos para dominar tus nervios, irradiar confianza y establecer una conexión auténtica con tu audiencia.

 

Te invitamos a sumergirte en estas estrategias probadas, que te equiparán para conquistar el escenario de cualquier sala de conferencias o reunión.

 

Continúa leyendo para aprender a hablar en público como un auténtico profesional.

 

4 razones para aprender a hablar en público con confianza

1. Conectar con tu audiencia

Cuando te enfrentas a una audiencia, ya sea en una reunión de trabajo o en una conferencia, la capacidad de conectar con tu audiencia es fundamental. Saber hablar en público te permite comunicar tus ideas de manera clara y convincente, lo que te ayuda a ganarte el respeto y la atención de tus compañeros, superiores y clientes potenciales.

 

Al establecer una conexión emocional con tu audiencia, puedes influir en sus pensamientos, decisiones y acciones, lo cual es muy valioso en el mundo de los negocios.

2. Persuasión y negociación

En el ámbito laboral, a menudo te encontrarás en situaciones en las que necesitas persuadir a otros para que apoyen tus ideas, proyectos o propuestas. Saber hablar en público te brinda las herramientas necesarias para argumentar de manera efectiva, presentar tus puntos de vista con claridad y convencer a los demás de la validez de tus argumentos.

 

Ya sea que estés vendiendo un producto, negociando un contrato o defendiendo un presupuesto, la habilidad de comunicarte con confianza y persuasión puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

3. Liderazgo transformador

El liderazgo efectivo requiere más que solo habilidades técnicas, también implica la capacidad de inspirar, motivar y guiar a otros.

 

Saber hablar en público te ayuda a desarrollar la confianza y la presencia necesarias para liderar con éxito a tu equipo o empresa. Al hablar con claridad y convicción, puedes influir en el comportamiento y el desempeño de tus compañeros, inspirar confianza en tus superiores y establecerte como un líder respetado en tu industria.

4. Transformación personal y profesional

Dominar el arte de hablar en público no solo mejora tus habilidades comunicativas, sino que también puede transformarte a nivel personal y profesional.

 

A medida que ganas confianza en tus habilidades para hablar en público, también aumenta tu autoestima, tu capacidad de expresarte y tu disposición para asumir nuevos desafíos. A nivel profesional, esta confianza te permite asumir roles de liderazgo, aprovechar oportunidades de crecimiento y destacarte en tu campo.

 

9 técnicas para aprender a hablar en público en el trabajo

Uno de nuestros programas estrella para empresas es, sin duda, nuestros talleres de comunicación dirigidos a directivos.

Estos talleres, meticulosamente diseñados por nuestra socia y directora de programas, Tamzin Townsend, se convierten en una experiencia reveladora. Tamzin emplea con los ejecutivos las mismas técnicas que ha perfeccionado con actores de la talla de Carmelo Gómez o Maribel Verdú, enseñándoles a dominar el escenario con determinación y presencia.

Por tanto, te presentamos 9 estrategias esenciales para aprender a hablar en público con impacto.

 

1. Prepara el guion pensando en tu audiencia

Antes de enfrentarte a tu audiencia, asegúrate de conocer bien tu contenido. Esto te dará confianza y te ayudará a mantener el control incluso en los momentos de nerviosismo.

 

Pero ¡ojo! Ten cuidado con la llamada “Maldición del conocimiento”. A veces, cuando hablamos de temas profesionales en los que somos expertos, te invade el sesgo de ser incapaz de comunicarlo a otras personas sin ese nivel de conocimiento.

 

Piensa con quién vas a hablar y baja el registro si es necesario. Si dudas, muéstrale el contenido a otras personas que no controlen del tema y escucha su feedback.

2. Ensayo, ensayo y ensayo

El mejor consejo para aprender a hablar en público es ensayar mucho. Y es que la práctica hace al maestro.

 

Toma el tiempo para practicar tu discurso una y otra vez, probando diferentes enfoques. Cambia tu energía, muévete, prueba con otro orden, simplemente experimenta y disfruta del proceso.

 

Puedes hacerlo frente al espejo, grabarte o practicar con un amigo de confianza. Cuanto más ensayes, más cómodo te sentirás.

3. Conéctate con tu audiencia

No te limites a recitar información. Conecta con tu audiencia a un nivel personal.

 

Porque por muy trabajo que esté ese PowerPoint, al final del día, si no estás ahí en el escenario, emitiendo una energía que conecte con tu audiencia, haciendo ese contenido interesante, divertido y memorable… tu presentación será solo otro PowerPoint aburrido.

 

Así que pon énfasis en conectar con tu audiencia: Cuéntales una historia, lánzales una pregunta o comparte una anécdota relevante. Cuando estableces una conexión emocional, tu mensaje resonará más fuerte.

4. No atropelles las palabras

Cuando estás nervioso, es fácil sentir que debes hablar rápido para terminar pronto. ¡Error! Hablar a toda pastilla hará que nadie retenga la información que has dado.

 

Aprender a hablar en público es reconocer que es imposible condensar 15 minutos de contenido en solo dos. Es esencial seleccionar y priorizar lo que comunicarás y cómo lo harás según el tiempo disponible.

 

Tener un tempo adecuado es fundamental. Si presentas varios puntos sin detenerte, la información se vuelve indigesta. La gente necesita ese momento de silencio para procesar lo que has dicho. Una pausa bien colocada no solo ayuda a enfatizar tus puntos clave, sino que también permite a tu audiencia absorber y reflexionar sobre la información presentada.

 

Tómate tu tiempo, respira profundamente y habla a un ritmo tranquilo y constante. Esto te ayudará a transmitir confianza y claridad.

5. Usa una estructura para mantener la atención

Uno de nuestros grandes consejos a directivos para aprender a hablar en público es: Usa una buena frase al principio. Con eso harás que haya más expectación y una mayor predisposición de tu público a escucharte. Puedes usar frases célebres, ideas un poco locas, o una pequeña broma.

 

Es importante llamar la atención al inicio para que te atiendan, pero igual de crucial es llamarla al final para que te recuerden.

 

Piensa bien tu última frase, porque es de lo primero que se acordará tu público al salir de la sala. Así que una buena estrategia es guardar la segunda cosa más relevante de tu discurso para el final de este.

6. Muestra naturalidad

Sé tú mismo y no interpretes ningún papel. De lo contrario, perderás credibilidad sobre lo que estás diciendo.

 

Si eres una persona alegre, no contengas tu carácter por tratarse de una presentación seria. Y, si por ejemplo, eres una persona tímida, no hace falta que te conviertas en alguien extrovertido para la conferencia.

 

¿Y si te equivocas? Todos cometemos errores. No te preocupes, ni entres en pánico. Recupérate con gracia, sonríe y continúa. La audiencia generalmente aprecia la autenticidad y la capacidad de recuperación.

 

Un ejemplo es el de nuestro presidente Antonio Resines, seguro que recuerdas cómo convirtió su lapsus en los Goya en un momento memorable para todos.

 

Naturalidad, humanidad y simpatía.

7. Evita las muletillas

Es uno de los grandes errores al hablar en público, porque si la gente las detecta dejará de prestar atención a lo que dices para centrarse solo en esperar a que vuelvas a decirla.

 

Además, las muletillas hacen que parezca que no sabes lo que quieres decir y debilita casi totalmente tu próxima frase.

 

Si los nervios te dominan y necesitan tomarte un tiempo para pensar, recordar parte del discurso o responder a una pregunta, nuestro gran consejo es:

Respira.

 

Una pausa. No temas el silencio. Siempre va a ser bien recibido y va a clarificar el discurso.

8. Encuentra el tono

Si piensas en el peor profesor que has tenido jamás, ese que te provocaba sopor, aburrimiento y sus clases parecían eternas, seguro que tenía un tono monocorde.

 

Y es que un tono monótono transmite falta de energía y ganas. Es mortal para el mensaje, te desconecta al instante.

 

Poner énfasis y subrayar tu mensaje debe ser básico en tu comunicación. Refleja interés, pasión y convencimiento. Si estás entusiasmado y apasionado por tu tema, es probable que tu audiencia también lo esté. Por el contrario, si muestras desinterés o nerviosismo, puedes esperar una respuesta similar.

 

Encuentra maneras de canalizar tu nerviosismo en energía positiva y usa esa energía para dar vida a tu discurso.

9. El impacto de lo no verbal

Antes de decir una sola palabra, ya estás comunicando. Tu apariencia, la forma en que entras en una sala y tu postura envían un mensaje claro sobre ti. Asegúrate de que tu vestimenta sea apropiada para la ocasión, que tu entrada sea segura pero no arrogante, y mantén una postura abierta y accesible para crear una conexión instantánea con tu audiencia.

 

La forma en que te paras, te mueves y gesticulas puede reforzar tu mensaje o distraer de él. Usa gestos para subrayar ideas importantes, pero evita movimientos nerviosos o repetitivos. Mantén contacto visual con tu audiencia para crear una conexión más profunda y asegúrate de que tu postura sea abierta y acogedora, evitando cruzar los brazos o mirar hacia abajo.

 

¿Buscas una formación corporativa para que tus líderes aprendan a hablar en público?

En BeLiquid, tenemos el secreto para que tus presentaciones sean la envidia de la competencia. Nos metemos en el corazón de tu negocio con formaciones de empresa a medida que son realmente efectivas. Imagina mezclar el carisma de un actor con la astucia de un líder empresarial: eso es lo que te llevas con nosotros.

 

¿Workshops grupales para mandos intermedios? Hecho. ¿Sesiones individuales para altos directivos? Por supuesto. Nos plantamos en tu empresa y transformamos a tu equipo en superestrellas de la comunicación, capaces de dejar a todos boquiabiertos.

 

Contacta con BeLiquid ahora mismo y destapa el potencial comunicativo de tu equipo.